10 consejos para comer como un local en España

Algunas personas caen con su
culo
en el aceite de oliva de mantequilla. Los españoles, por ejemplo. Por si fuera poco que puedan disfrutar de más de 300 días de sol al año en sus costas, también comen como reyes cada día. Porque: lo que acaba en la mesa cada día en España es sano, infinitamente diverso y, sobre todo, muy sabroso. Algunas personas tienen toda la suerte. Si es la primera vez que se va a España, por ejemplo, porque está buscando una segunda vivienda bajo el sol, es conveniente que lea los siguientes consejos. Para que pueda comer como un lugareño en España. Cuestión de no hacer una figura tonta en la mesa.

Amigos comiendo tapas en España

1/ Olvida todo lo que sabes sobre los horarios de las comidas

¿Estás acostumbrado a poner las piernas debajo de la mesa sobre las seis de la tarde? Acostúmbrate a que en España será diferente. Los españoles llevan un ritmo radicalmente distinto al que estamos acostumbrados en Flandes. Cada comida se desplaza hacia arriba:


  • Desayuno
    . Muchos españoles sólo se toman un café en casa antes de salir a trabajar. Un bocado dulce también es popular. Piensa en donuts, croissants glaseados o
    churros
    . O
    tostada con tomate
    , un sándwich tostado con aceite de oliva y puré de tomates frescos.

  • Segundo desayuno
    Las barras de desayuno abren a partir de las 10.30 horas. Alrededor de las 11, muchos españoles se dirigen allí para tomar un trozo de tortilla y un café.

  • Almuerzo
    . Normalmente entre las 14 y las 16 horas. Esta es la comida más importante del día y la mayoría de los españoles se toman su tiempo ampliamente. Véase también el punto 3.

  • Merienda
    . La merienda española cae a las 6 de la tarde. Muchos españoles optan por algo dulce –
    churros
    o
    torrijas
    , tostadas francesas españolas.
  • La cena. Eso no aparece en la mesa hasta las 8.30 como muy pronto. Para muchos, incluso mucho más tarde. Incluso las aves más tempranas no aparecen en el restaurante hasta alrededor de las nueve. Después de la pesada comida, la cena es más ligera.


Pro-tip
Entre la comida y la cena, la mayoría de los restaurantes se enfrentan entre sí. Si quiere comer como un lugareño en España, tenga en cuenta esto. Cuestión de evitar una punzada de hambre en el momento equivocado. En las grandes ciudades o en las zonas turísticas, hay algo que recoger en esas horas intermedias.

2/ Tómese su tiempo

La comida es un asunto de Estado en España. Ante un plato de sopa humeante o un plato de marisco, se hacen negocios, se discuten los problemas y se refuerzan los lazos sociales. Es una actividad comunitaria, no algo que se hace a escondidas o en solitario. Y ciertamente no es algo que se apresure. El rayo de la prohibición golpea al tránsfuga que come en el ordenador o se mete rápidamente un sándwich en la boca.

No es una excepción sentarse a la mesa durante dos horas, especialmente en el almuerzo. Especialmente los fines de semana o los días festivos, la comida puede alargarse durante toda la tarde. Y no creas que puedes quitarte de en medio en cuanto se limpien los platos. No, el
sobremesa
la charla de después, forma una parte crucial de cada comida.

No importa si está cenando con amigos, familia o colegas: es un momento para saborear. A riesgo de sonar como el Bono sin Nombre: en nuestros apresurados tiempos, es un momento ideal para tomarse un momento para apreciar los pequeños placeres de la vida.

3/ El almuerzo es la comida más importante del día

Es un sacrilegio no tomarse la comida en serio en España. Cortesía del menú del día. Muchos restaurantes familiares ofrecen este plato del día -normalmente dos platos, pan, bebida y postre o café- a un precio muy ajustado. No es raro pagar entre 10 y 15 euros por una comida que le asegurará no pasar hambre durante el resto del día. Una siesta es, en efecto, permisible entonces. Este es un punto crucial para cualquiera que quiera comer como un local en España.

el menú del día, escrito en una pizarra, crucial para los que quieren comer como un local en España

***

Pequeña lección de historia

El general Franco introdujo el menú del día en los años 60, cuando quiso aprovechar el potencial económico del turismo. Con la campaña “Spain is different”, consiguió atraer a los turistas. 2,9 millones de visitantes en 1959 se convirtieron en 11,1 millones en 1965. Como referencia, en 2019 hubo 83,7 millones. Gracias a la
menú del día
– lo llamó por primera vez
menú turístico
– los turistas podían conocer la cocina española hasta en el pueblo más pequeño por un módico precio. Sin embargo, también caló entre los españoles y en poco tiempo se convirtió en una institución nacional.

***

Hoy en día, los restaurantes y los comedores ya no están obligados a ofrecer un plato del día. Pero debido a su gran popularidad, muchos operadores mantienen viva la tradición. En cualquier calle, te topas con una pizarra que muestra los platos. A la hora del almuerzo, las cadenas de comida populares están llenas. Como es lógico, el menú del día es una excelente oferta: mucha comida por poco dinero.

No esperes una comida elegante, sino una comida de granja sana y sabrosa. Normalmente, se elige el entrante y el plato principal entre varias opciones. El entrante suele ser un plato de verduras o legumbres, tras el cual se puede esperar carne o pescado frito o a la plancha, sopa o un guiso. Si aún te queda un poco de espacio en el estómago, entonces puedes tomar otro pudín, el flan,
arroz con leche
fruta o helado. Y si no, todavía hay café.

4/ ¿Alcohol? No hay problema.

amigas disfrutando de una cerveza

Una comida, especialmente en compañía, comienza con un aperitivo y termina con un
chupito
un tiro como digestivo. Para el almuerzo, ese aperitivo puede ser una copa de vermut dulce, un jerez o una cerveza fría. Con un aperitivo al lado, unas aceitunas verdes o unas almendras tostadas, es el momento ideal para ponerse al día.

Incluso en un día de trabajo, el alcohol en el almuerzo está socialmente aceptado. Ningún gato parece extraño si se toma dos vasos de vino o un
caña
Una pinta pequeña, con la cena. La cena suele ir seguida de un cóctel. El alcohol forma parte del estilo de vida. A los españoles les gusta beber, pero rara vez la bebida. El aspecto social siempre tiene prioridad sobre el consumo de alcohol.

Tal vez tenga que ver con el hecho de que España produce tantas cosas sabrosas. Piense en tintos con cuerpo o en vinos blancos frescos y afrutados, en cava que rivaliza con el champán y en cervezas rubias que se derraman suavemente en un día caluroso. Hablando de eso, aquí está bien verter Coca Cola o Sprite con el vino tinto. Así se obtiene el Calimocho o Tinto de Verano. Al fin y al cabo, comer como un lugareño en España también significa emprender un viaje de descubrimiento, con la mente abierta y las papilas gustativas receptivas.

5/ Las tapas son sagradas

Comer como un lugareño en España es sinónimo de tapas

España cuenta con 260.000 bares y cafeterías, uno por cada 175 personas. Muchos de estos bares sirven un aperitivo gratuito con una bebida, un
tapa
. Al parecer, la tradición surgió cuando los clientes se cansaron de que las moscas acabaran siempre en su vino o cerveza. Por ello, el patrón les dio trozos de pan con golosinas para que cubrieran sus vasos con él. La palabra “tapa” en español significa literalmente “tapa”.

No todos los bares dan tapas gratis, pero algunos mantienen la generosa tradición. A veces sólo hay un bote de patatas fritas o unas cuantas aceitunas para coger, pero en otros lugares te sirven casi una comida completa. Calamares, queso manchego, un trozo de carne o pescado: todo es posible.

Según una encuesta, estas son las cinco tapas favoritas de los españoles:

  1. Tortilla
  2. Patatas bravas
  3. Jamón serrano
  4. Croquetas
  5. Ensalada rusa

6/ Cuanto más ocupado, mejor

bar de tapas

En tiempos de corona, se siente como jurar en la iglesia, pero esperemos que pronto llegue un momento en que este consejo vuelva a ser relevante. Los mejores bares de tapas son los que están llenos hasta los topes, con la condensación en las ventanas. Entre con los codos, reclame un lugar de un pañuelo grande en el mostrador y disfrute de todas las golosinas que le llegan. De pie, como debe ser en un bar de tapas.

En este tipo de cafés tradicionales, se tira toda la basura al suelo. Granos de aceitunas, cabezas de gambas, todo acaba bajo el taburete del mostrador. Después de devorar un trozo de tortilla o unas gambas, límpiese la boca y tire la servilleta al suelo. No te avergüences, es normal. Mira debajo de ti, el suelo está lleno de servilletas.

7/ El pan está en todas partes

Los que odian el gluten, tengan cuidado: A los españoles les encanta el pan. Todas las mañanas, reciben su sándwich del día. Una cesta llega a la mesa en cada comida, incluso en los restaurantes. Ideal para limpiar el plato cuando te has atrevido con un guiso o un trozo de carne con una rica salsa.

Eso no significa que puedas cubrir tu pan con una gruesa capa de auténtica mantequilla de granja. La mantequilla no forma parte de la dieta española. Tampoco lo pidas en los restaurantes, porque en el mejor de los casos te darán una porción de margarina marchita. El aceite de oliva es entonces una mejor alternativa, más sana y local.

8/ Comer fuera es un arte

Una de las grandes ventajas del clima de la costa sur: se puede comer al aire libre casi en cualquier estación. En las calles y plazas españolas encontrará
terrazas
ideal para comer o cenar al aire libre. Sin embargo, tenga cuidado, en algunos casos tendrá que pagar más por ese lugar privilegiado.

bar en una playa de España

En las costas del sur de España, no deje de probar el
chiringuitos
. Estos chiringuitos ofrecen bebidas frías o marisco durante todo el año, pero especialmente en verano. Algunos se centran más en los turistas. Definitivamente, vale la pena comprobar a dónde van los lugareños.

9/ Guarda la propina en el bolsillo

Los españoles sólo dan propinas de forma esporádica y nunca más allá de alguna calderilla. Hay quien dice que por eso el servicio en España no es siempre para escribir a casa.

10/ A todo el mundo le gusta el jamón

El jamón serrano como tapa en España

Unas cuantas rebanadas como tapas con un
caña
Incorporado a un plato de verduras o a una ensalada, como aperitivo en una fiesta o simplemente como tentempié: casi nadie dice que no a
jamón serrano
o
jamón ibérico
. Así lo demuestra también su omnipresencia en los bares o colgando sobre los mostradores. Los españoles afirman que su amor por el jamón es la razón por la que llegan a la vejez; sólo los japoneses lo consiguen durante más tiempo. Podría ser: un estudio descubrió que el jamón ibérico mejora la salud cardiovascular.

Contacte con

¡Lo siento!

Iconic comienza a partir de
€785.000
.

Solicitud de información

Solicitar lista de precios de Iconic

Solicite el folleto de Iconic